lunes, 22 de abril de 2013

VACÍA SIN PESO


Si me preguntas por ti, no diré nada
resbalé del peldaño de tus mentiras
lancé la impotencia a la deriva,
tu  prepotencia al vacío
transmuté   las lágrimas en sonrisas.

Nadie merece el cautiverio,
la crueldad yace en el ser inerte,
el pájaro voló al soltar el nido
se perdió al caer tras tus disparos
al sentir el odio en la piel,
los puñales de tus gritos en el silencio.

Se disiparon en las nubes del olvido,
el silencio enseña el camino,
el tiempo es la brújula
da  fuerzas a la vida
al soltar el letargo de tus maltratos.

¡No me grites a solas!
sonríe a todos, ¡ hipócrita!
Sacudo tus escombros,
no hacen ninguna diferencia
son tus sombras peregrina
lejos  ya de ti se disiparon.

Me quedé vacía sin peso
el letargo se quedó en tu pasado.

 ©  Irma Ariola Medina Cuevas, 2013






2 comentarios:

  1. Gracias, me ha encantado. No dejes nunca de publicar. Un abrazo, Frida...

    ResponderEliminar